CENTRO DE CULTURA CASA LAMM

MÉXICO, D.F.  ENERO 2013

Para el artista la fotografía se transforma en arte cuando se fusiona con la creatividad

 

GRADOS KELVIN. ESPECTROS DE COLOR, MUESTRA POBLADA DE DIVERSIDAD, COLORIDO Y VIDA, ASEGURA SU CREADOR EDUARDO DAYAN HARARI

 

Con la muestra Grados Kelvin, Espectros de Color, el artista Eduardo Dayan Harari busca mostrar, a través de un conjunto de piezas, una sucesión de colores encontrados en la abstracción de lo cotidiano, “De ahí que en mi propuesta intento tomar fragmentos abstractos de la realidad y convertirlos en partes de un todo, pues con una nueva composición cambian la esencia de lo real. Por eso me gusta resaltar los detalles, mostrando la inmensa gama de colores que existe en lo natural y lo artificial, en lo efímero y en lo real”.  

 

Contrario a la idea de que la fotografía produce honestos duplicados de la realidad, la cámara puede ver una realidad alterna, explicó el expositor, pues en la fotografía la luz es la protagonista, es la que dibuja sobre un lienzo en blanco, creando formas, figuras y colores que claramente pueden estar ajenos a la realidad, pues más que congelar un instante, la imagen bien puede envolver una serie de momentos y movimientos que reflejan más de lo que a simple vista se puede apreciar.

 

Para Armando López Muñoz, director académico de la Academia de Artes Visuales, Eduardo Dayan, movido por un afán de transformar el mundo en un paradójico “cosmos” eurítmico y fractal, transita de la objetividad científica a la creación personal en búsqueda del orden y la belleza, en lo artificial de la cultura y la naturaleza. “Por eso quien por primera vez vea sus imágenes fotográficas pensará que tiene frente a sí la manifestación visual y estable de la naturaleza representándose a sí misma, sin los filtros ni matices de la subjetividad de un artista que bien podría ensalzar o subestimar lo representado.

 

 

 

La exposición está compuesta por 17 piezas, divididas en 2 espacios.  El primero muestra abstracciones con luz y el segundo abstracciones de la naturaleza. La primera pieza de la exposición se llama KELVIN y es una propuesta nueva con una técnica novedosa que se comunica con el espectador, con el movimiento. Conforme el espectador camina para apreciar la obra, ésta camina a su lado platicándole lo que podrá ver conforme recorre esta muestra cargada de mucha fuerza y que va llevando al espectador paso a paso por un recorrido de intensidad, pasión y sensibilidad.

 

Para Eduardo Dayan Harari, el mundo está lleno de lugares mágicos y maravillosos esperando ser descubiertos, es aquí donde la fotografía nos acerca a ellos y nos relata una historia de cada sitio y de cada momento. “A lo largo de todos mis viajes, he encontrado esta esencia en lo minúsculo, en los rincones, en los detalles. Cada viaje implica un relato.  Cada imagen lleva impresa un espíritu aventurero, viajero e incluso callejero que me hace ver cada lugar de una manera diferente.  Dejo de ver con los ojos y empiezo a ver a través del lente, comienzo a componer imágenes en mi cabeza y disparo”.  

 

A decir de Armando López Muñoz, las constantes en la obra del expositor son la obsesión por la armonía, la imposición del orden de la mirada fotográfica a la naturaleza y las fuerzas vitales como canon fotográfico. Por eso, quizá, finalizó: “Grados Kelvin – Espectros de color a primera vista es una exploración formal de la luz, sus frecuencias y los colores que aparecen a la conciencia humana, pero es una búsqueda profunda por encontrar la naturaleza de todo lo visual: el ojo que mira y el mundo donde se refleja”.

 

La inauguración de la muestra fotográfica °K Grados Kelvin. Espectros de Color, de Eduardo Dayan Harari, se llevará a cabo el próximo miércoles 16 de enero de 2013, a partir de las 19:30 horas, en la Galería Planta Alta, del Centro de Cultura Casa Lamm, ubicado en el la Avenida Álvaro Obregón 99, colonia Roma.

 

Lo anterior lo confirma el expositor al aceptar que sus obras se caracterizan por buscar la abstracción de lo cotidiano, de ahí que en sus creaciones siempre busca, apoyado en una serie de imágenes, crear movimiento, con base en diferentes texturas, haciendo que la fotografía se extienda más allá de sus límites. 

 

“En mi obra pretendo mostrar una colección diversa, colorida y definitivamente llena de vida.  Lo interesante de la obra es que el proceso no es únicamente la captura de la fotografía, ese es sólo el comienzo, lo que le da vida a la serie es la conceptualización y edición de varias fotografías para convertirla en una.   El color, la textura, la técnica y el formato logran que cada una de las piezas logre transmitir algo diferente a cada espectador”. La idea general es que aunque cada pieza es autónoma por sí sola, entre todas existe un dialogo que trae consigo la creación de una gran obra en si, siguiendo el orden de un espectro de color. El color es lo que da riqueza al mundo. El color habla por sí solo, nos hace sentir, nos transmite energía. La abstracción de los colores de la naturaleza es algo que ha caracterizado mi trabajo a lo largo de los años”.

TEXTO DE LA EXPOSICIÓN

 

La temperatura del color se mide en grados Kelvin; cuando un cuerpo negro es calentado emite luz de diversos colores según su temperatura, sin embargo, la temperatura de color no está relacionada con la temperatura real -esa es una verdad científica. En la experiencia cotidiana la temperatura y los grados Kelvin poco tienen que ver con los colores.

 

Ante las primeras imágenes fotográficas la gente pensaba con asombro que se encontraba ante la manifestación visual y estable de la naturaleza representándose a sí misma, sin los filtros ni matices de la subjetividad de un artista que bien podría ensalzar o subestimar lo representado.

 

Grados Kelvin – Espectros de color juega con la ambigua relación de la fotografía con su referente. Si bien es cierto que la cámara fotográfica es un aparato técnico que permite “objetividad” científica, también es cierto que como cualquier herramienta ésta se utiliza como medio para alcanzar objetivos culturales o individuales.

 

Eduardo Dayan movido por un afán de transformar el mundo en un paradójico “cosmos” eurítmico y fractal, transita como un anfibio de la objetividad científica a la creación personal en búsqueda del orden y la belleza en lo artificial de la cultura y la naturaleza. En la obra de Dayan se recolectan y agrupan “pruebas” de este “orden” no evidente en los fenómenos visuales para exhortarnos contemplar todo lo que nos rodea: la luz y el logos constituyendo piezas de silencio casi espiritual. La apuesta es al registro en donde se vuelve parte principal del gesto fotográfico, su inagotable disparo compulsivo en unión con una disciplina de trabajo minuciosa y quirúrgica.

 

Las constantes en su obra son la obsesión por la armonía, la imposición del orden de la mirada fotográfica a la naturaleza y las fuerza vitales como canon fotográfico. Su trabajo explora el formalismo moderno -que a veces raya en lo abstracto-devolviendo protagonismo a las estrategias de la fotografía de la primera mitad del siglo XX, consiguiendo imágenes directas en la línea de la nueva objetividad, sin rebuscamientos conceptuales ni lecciones morales; aprovechando al máximo las nuevas capacidades técnicas sin recurrir exageradamente a la postproducción digital.

 

Eduardo Dayan se consolida como fotógrafo gracias a una mirada incansable y analítica que busca construir, por medio de su lente y en complicidad con el mundo, patrones y disposiciones estéticas que muestren el orden como una constante de la experiencia humana.

 

Grados Kelvin – Espectros de color a primera vista es una exploración formal de la luz, sus frecuencias y los colores que aparecen a la conciencia humana, pero es una búsqueda profunda por encontrar la naturaleza de la condición de posibilidad de todo lo visual: el ojo que mira y el mundo donde se refleja.

 

ARMANDO LOPEZ MUÑOZ

DIRECTOR ACADEMICO DE LA ACADEMIA DE ARTES VISUALES

 

  • facebook-square
  • Twitter Square

© 2020 Eduardo Dayan Photography | All rights reserved